En UOC Xtended Studies reconocemos que el estudio de idiomas, hoy más que nunca, es imprescindible, dada la exigencia del contexto mundial en el que vivimos y todas las ventajas que el dominio de idiomas ofrece en el mundo laboral.

 

Estudiar un idioma en la sociedad actual

La sociedad actual está marcada por un proceso de globalización que nos afecta a todos los niveles: económico, financiero, político, cultural, científico, tecnológico y también educativo. La globalización hace que nos relacionemos constantemente con diferentes sociedades y con personas de distintas razas, creencias y culturas y, por supuesto, idiomas. Los grandes avances tecnológicos han acortado las distancias y los costes en la comunicación entre personas.

Ahora bien, en este contexto no debemos olvidar que contamos con traducciones al instante de páginas web, documentos, etc., que las tecnologías de hoy en día ponen a nuestro alcance. Sin embargo, hay que tener en cuenta que si bien una traducción permite solucionarnos el significado de una expresión, no nos permite comprender, empatizar ni comunicar con calidad e integración.

 

Entender frente a comprender

Aunque es muy fina la línea que diferencia los conceptos de entender y comprender, no por ello deja de ser importante.

  • Entender: percibir con claridad signos acústicos o gráficos o ser capaz de reconocer el sentido de algo.
  • Comprender: significa, además, incorporar ideas, vivencias y emociones.

Comprender va mucho más allá, puesto que entender no significa comprender. Una traducción se queda en el entendimiento, mientras que estudiar un idioma facilita la comprensión.

La comunicación de calidad es la que brinda el estudio de un idioma, una verdadera comprensión, que incorpora las vivencias propias y de los otros, los sentimientos, los valores o las creencias. Es por eso que estudiar un idioma permite absorber la cultura y la idiosincrasia de otro país, nación o colectivo humano que lo habla.

 

Ventajas de aprender un idioma

Además de todo lo dicho hasta ahora, estudiar un idioma tiene numerosas ventajas. Te ayudará a mejorar tu carrera profesional, pero no solo eso: verás el mundo de otra forma, disfrutarás mejor de tus viajes y podrás interactuar con personas de otros países.

En el ámbito laboral, estudiar un idioma te hará más competitivo en la contratación, te facilitará el ascenso y mejorará tu posicionamiento dentro de la empresa.