La cultura japonesa es muy interesante y diferente de cualquier cultura occidental. La belleza de sus costumbres, una gastronomía exquisita, incluso su música, que te transporta a otros lugares… No en vano es uno de los destinos turísticos de primer orden por tradiciones tan misteriosas como la de las geishas. Muchos de los estudiantes del curso de japonés de la UOC se han sentido atraídas por su cultura y también sienten interés por aprender japonés. Porque el japonés no es solo una lengua, es mucho más: es el arte de escribir dibujando.

 

En los cursos de japonés de la UOC se aprende algo tan sencillo como presentarse, saludar o intercambiar correos electrónicos, o cosas más complejas, como construir frases, decir expresiones y aprender vocabulario, que pueden serte de utilidad si tienes pensado realizar un viaje o estancia en Japón.

 

Aprender japonés: ideogramas

El japonés es un idioma que hablan más de 130 millones de personas. La escritura japonesa tiene su origen en la escritura china y está formada por tres sistemas de escritura diferentes:

 

  1. Kana, silabarios:
  • Hiragana: para palabras de origen japonés.
  • Katakana: principalmente para palabras de origen extranjero.

 

  1. Kanji: los caracteres de origen chino.
  2. Rōmaji: transcripción del japonés con el alfabeto latino, símbolos i siglas.

 

La diferencia que existe entre el chino y el japonés es que el chino es monosilábico y el japonés generalmente no lo es. En ambos casos, se utiliza el arte de escribir dibujando ideogramas.

Para aprender japonés, hay que saber que existen cuatro grupos diferentes de caracteres según su manera de formarse:

 

  • Pictogramas: son los que representan la forma de las cosas, como 木 (árbol) o 口 (boca).
  • Caracteres: son los que representan conceptos, como 三 (tres) o 上 (arriba).
  • Ideogramas de forma y sonido: son los más habituales y se forman por la combinación de uno que aporta el significado y otro que aporta el sonido, como 江 (bahía) o 霜 (escarcha).
  • Ideogramas de significado: se forman a partir de dos o más para crear uno nuevo. Por ejemplo, 森 (bosque) es la suma de muchos 木 (árbol) + 木 (árbol).

 

Como curiosidad, desde 1995, en Japón se celebra una convocatoria para identificar al kanji que sea el más representativo del año.

 

Los kanji, hiragana y katakana

El kanji es el carácter japonés y es una unidad mínima que representa conceptos. Para hacerte una idea, los profesores de japonés llegan a conocer hasta diez mil kanji diferentes. Para aprender japonés y sus kanji, hay que memorizar los siguientes elementos:

  • Los trazos: cada trazo identifica al kanji y por eso conviene saber el orden y la forma de hacerlo.
  • Las lecturas o pronunciaciones: existen dos tipos de lectura de kanji, la on-yomi y kun-yomi. hay kanji que pueden tener más de veinte lecturas posibles. Y otros Kanji que solo tienen una manera ser leídos.
  • El significado: cada sílaba tiene un significado según el kanji que utilicemos para expresarlo. Por ejemplo, la sílaba sha es diferente si se usa para isha (doctor), kaisha (empresa) y jitensha (bicicleta).

 

El kanji suele encontrarse en las raíces de las palabras y las flexiones se escriben con el silabario hiragana.

  • El silabario hiragana es el alfabeto fonético del japonés. Con este silabario se pueden representar todos los sonidos usados en japonés. Existen 46 caracteres en el alfabeto hiragana. Uno para cada vocal o una consonante más una vocal.
  • El silabario katakana es el alfabeto fonético que se usa, por ejemplo, para las palabras originarias de otro idioma, como, por ejemplo, Europa o Bach. Está formado por 46 símbolos.

 

Si quieres poner en práctica el japonés ahora mismo, pronuncia las siguientes expresiones:

 

  • Buenos días: おはようございます se pronuncia «ohayoo gozaimasu».
  • Buenas noches: おやすみなさい se pronuncia «oyasumi nasai».
  • Adiós:さようなら se pronuncia «sayoonara».
  • Para dar las gracias: ありがとうございます se pronuncia «arigatoo gozaimasu».