Por supuesto que sí. La creatividad y el pensamiento lateral pueden desarrollarse trabajando y poniéndolos en práctica. Por lo tanto, con su entrenamiento puedes ser más creativo y hábil a la hora de plantear soluciones en tu vida o en tu trabajo. En el MOOC Creatividad y Pensamiento Lateral se ejercita el «músculo» de la creatividad para ponerte a prueba y conocer las diferentes técnicas de pensamiento lateral. ¿Estás preparado?

 

¿Cómo trabajar la creatividad y el pensamiento lateral?

Lo primero que hay que hacer para fortalecer la creatividad es conocerla; pero también hay que luchar contra sus enemigos. El efecto einstellung es uno de ellos. O el pensamiento convergente, opuesto al pensamiento divergente. También es muy útil conocer cómo es una personalidad creadora y ejercitar nuestra propia fluidez y flexibilidad mental.

Estas son algunas de las formas que tenemos para trabajar la creatividad y el pensamiento lateral. En el Curso de Creatividad y Pensamiento Lateral adquirirás tanto conocimientos teóricos como prácticos sobre el tema. Al ser un curso gratuito, en línea y sin ningún tipo de requisito para cursarlo, es ideal para cualquier perfil, edad y lugar. Veamos, un poco en detalle, algunos conceptos básicos.

 

El efecto einstellung y la falta creatividad

Cuando una persona se enfrenta a un problema y utiliza soluciones conocidas y renuncia a probar ideas alternativas, se produce el efecto einstellung.

Para ser más creativos, debemos evitar la tendencia que tiene nuestro cerebro de buscar patrones en conocimientos y experiencias previas. Cuantos más conocimientos y experiencias tenemos, más fácil es para nuestro cerebro encontrar soluciones rápidas a los problemas. Sin embargo, estos atajos cognitivos pueden frenarnos a la hora de encontrar soluciones mejores y más creativas.

Para esquivar el efecto einstellung son útiles diferentes técnicas. Una de ellas trata de ampliar los patrones que tiene nuestro cerebro y tomar distancia del problema para evitar la rápida búsqueda de soluciones entre las preconcebidas, ya que alejarse del problema nos permite ser más creativos y acertados.

 

El pensamiento convergente y el pensamiento lateral o divergente

Los pensamientos convergente y divergente son dos tipos de pensamiento, a los que recurrimos cuando se nos plantea un problema. El pensamiento convergente utiliza la razón, la lógica y la experiencia para encontrar soluciones a un problema. El pensamiento lateral o divergente es el que genera soluciones ingeniosas, creativas y nuevas para ese mismo problema.

Digamos que nos han enseñado a pensar de una forma convergente y racional, dejando a un lado, o incluso anulando, el pensamiento lateral, que es más espontáneo y creativo. Con todo, las empresas y el mundo laboral en general buscan profesionales que sean capaces de aportar ingenio, innovación y creatividad. Por eso es tan importante estimular el pensamiento lateral mediante técnicas específicas, como son el cuestionamiento creativo o la provocación.

 

Ejercicios prácticos para estimular la creatividad y el pensamiento lateral

La teoría es necesaria para tomar conciencia del proceso creativo, pero la puesta en práctica es esencial para potenciar la creatividad. Uno de los ejercicios para estimularla consiste en ser capaces de encontrar uniones o relaciones entre cosas que aparentemente no las tienen. ¿Qué puedo hacer con un clip y una cuchara? Son múltiples las opciones que podemos encontrar y de esta forma se ejercita la creatividad y la fluidez mental.

Otro ejercicio creativo es el de trabajar una idea mediante la técnica Scamper. Se trata de un acróstico que ayuda a realizar preguntas productivas para hacer evolucionar esa idea. Por ejemplo: sustituir algún elemento de esa idea por otro y luego combinarlos o darles otros usos.

Si quieres trabajar tu creatividad y pensamiento lateral de forma gratuita y completamente en línea, déjanos tu dirección electrónica y te avisaremos cuando empiece nuestro Curso de Creatividad.