Es viernes por la tarde y los alumnos de formación profesional online (FP) de Jesuïtes Educació se mezclan en los pasillos de la sede de Barcelona, e centro educativo El Clot de Jesuïtes Educació. Esta tarde es especial, puesto que muchos de los alumnos que se encuentran en el centro son estudiantes de los ciclos formativos en línea que ofrece Jesuïtes Educació en colaboración con la UOC.

Los días 26 y 27 de enero han sido los elegidos para la tercera edición de las pruebas de validación presenciales (PVP) para los ciclos formativos de grado superior en línea de #lanuevaFP. Hay convocados 280 estudiantes, repartidos en cinco sedes: 148 estudiantes en Barcelona, 66 en Madrid, 37 en Valencia, 17 en Sevilla y 12 en Palma.

 

Una jornada muy especial

El hecho de que los estudiantes sigan los ciclos totalmente en línea hace que estas jornadas sean muy especiales. El personal docente y de gestión de la UOC y de Jesuïtes Educació ponen cara por primera vez a muchos estudiantes con los que tienen contacto de forma regular en el Campus Virtual, la plataforma de intercambio de información y de docencia de la Formación Profesional online, aunque también hay estudiantes, los primeros que se apuntaron hace ya casi dos años, que han asistido a las dos anteriores ediciones de PVP.

Es el caso de Belén y Samanta. Hacen corro junto a varios compañeros del ciclo de Administración y Finanzas. Se las ve cómodas, charlando como viejas amigas. De hecho, ambas se conocieron estudiando el ciclo de FP en línea. A menudo, coinciden en el mismo grupo haciendo los trabajos de proyectos y seminarios, siempre en línea, y gracias a ello, ahora hay una gran complicidad entre ellas. Entre prueba y prueba bromean y ríen, al tiempo que comentan cómo les van los estudios.

Llega un estudiante sin el DNI. Desde la dirección académica se le informa de que no puede hacer las pruebas sin un documento que acredite su identidad. Las PVP sirven, precisamente, para validar de forma personal las competencias adquiridas por los estudiantes en los seminarios y proyectos en línea. El estudiante deberá volver al día siguiente, cuando, afortunadamente, hay una nueva convocatoria de las pruebas que se había planteado hacer hoy.

Hay nervios en los pasillos. Aunque no se traten exactamente de exámenes, el ambiente es el de una jornada decisiva. En total, durante los dos días se realizarán PVP de seminarios y proyectos de seis ciclos formativos: CFGS de Administración y Finanzas, CFGS de Marketing y Publicidad, CFGS de Gestión de Ventas y Espacios Comerciales, CFGS de Desarrollo de Aplicaciones Web, CFGS de Desarrollo de Aplicaciones Multiplataforma y CFGS de Administración de Sistemas Informáticos en Red.

 

Así viven las PVP los estudiantes de la #lanuevaFP

Los estudiantes de los ciclos de Desarrollo de Aplicaciones Multiplataforma y de Administración de Sistemas Informáticos en Red están convocados por primera vez. Es el caso de María Victoria, una estudiante de A Coruña que se ha desplazado hasta Barcelona para realizar las pruebas. Eligió estudiar Desarrollo de Aplicaciones Multiplataforma porque sabe que existe una demanda creciente de desarrolladores multiplataforma en el mercado laboral. De hecho, ya le ha echado el ojo a una empresa, pero para poder entrar en un proceso de selección necesita un título oficial. Para sacárselo, estudia cada día de las diez y media de la noche a las dos de la madrugada, a veces hasta las cuatro. Aprovecha ahora que está en paro para sacarse el máximo de asignaturas posibles y, así, obtener cuanto antes su titulación oficial.

Álvaro también es estudiante de Desarrollo de Aplicaciones Multiplataforma. Vive a caballo entre Barcelona y Madrid, donde trabaja. El hecho de vivir entre dos ciudades lo animó a estudiar la FP online de Jesuïtes Educació en colaboración con la UOC, mucho más flexible que otros métodos formativos. Su deseo es trabajar como programador de videojuegos, aunque de momento se conformaría trabajando como programador en empresas de otro tipo. Álvaro no quiere el título oficial de FP solo por motivos laborales, sino que también es consciente de que le abrirá las puertas a la universidad.

Mientras hablamos con los estudiantes, nos cruzamos con el personal docente y de gestión de la UOC y de Jesuïtes Educació. Lidia, Natalia, Paqui, las Martas y otras compañeras asisten al alumnado mientras realizan las pruebas. Xavier Dalmau, director académico de Jesuïtes Educació junto a Carles Comín y Jordi Serra, nos habla entusiasmado de las novedades para 2018 (nuevos ciclos que están en preparación). Sergi Grau, el director de los ciclos de informática, atiende a algunos de los alumnos de sus ciclos. Les pone cara y voz por primera vez, y les pregunta, atento, cómo les han ido las pruebas. Hay nerviosismo y los intenta calmar, diciéndoles que si han seguido los seminarios y proyectos con normalidad, realizarán las pruebas a la perfección. El equipo de coordinación académica, coordina desde Barcelona simultáneamente las cinco sedes en las que están realizándose las pruebas repartidas por todo el Estado.

 

La jornada llega a su fin

Los pasillos se van vaciando, cada vez quedan menos pruebas por realizar y menos alumnos. Los compañeros de Administración y Finanzas siguen haciendo corrillo a medida que van saliendo de las pruebas. Otros esperan apoyados en la pared a que empiece su siguiente prueba. Nos acercamos a Iván, estudiante de Desarrollo de Aplicaciones Web. Sus estudios universitarios de informática le han quedado obsoletos. Para reciclarse, en lugar de volver a la universidad, ha elegido una titulación oficial de FP que le permitirá ser programador web. Estudiar la formación profesional online de Jesuïtes Educació en colaboración con la UOC le permite ir poco a poco, compaginando los seminarios y proyectos en línea con su trabajo de diseñador. Una solución con la que está muy satisfecho.

Ya son casi las nueve de la noche y en los pasillos del centro de El Clot de Jesuïtes Educació solo quedan los organizadores de la FP. Hacen una valoración positiva de la jornada. Unos recogen en sobres las pruebas de los estudiantes para llevarlas a las oficinas. Otros hacen un repaso de todo lo que necesitan para el día siguiente. Los rostros muestran agotamiento y satisfacción, una buena combinación para un día tan especial. Mañana habrá más de todo: más nervios, más pruebas y más estudiantes. Cada uno se va a su casa, a descansar y recuperar fuerzas para estar al cien por cien en la segunda jornada de PVP.